Visitas

jueves, 9 de junio de 2011

ANATOMÍA SEXUAL MASCULINA


Los genitales externos son:

El cuerpo del pene contiene tres cilindros de tejido eréctil: los dos cuerpos cavernosos, paralelos entre sí, y el cuerpo esponjoso, situado debajo de ellos y que contiene la uretra.
Durante la excitación sexual, el tejido eréctil se llena de sangre, poniendo duro y erecto el pene. En el adulto, el pene promedio tiene un tamaño de 6.4 a 10 cm en estado flácido, un poco más de 2 cm de diámetro, en estado de erección se extiende de 12.5 a 17.5 de longitud y unos 4 cm de diámetro
.
Pero estas medidas no son categóricas.
El glande es la cabeza del pene. En los varones no circuncidados está cubierto por un pliegue de piel denominado prepucio que puede retraerse, unido al glande por una banda de tejido situada en la superficie inferior del mismo llamada frenillo. Posee numerosas terminaciones nerviosas, lo que provoca que pueda resultar molesta su manipulación.



El escroto o bolsa escrotal es la superficie cutánea que cubre los testículos.
La bolsa escrotal se divide en dos mitades, correspondientes a cada testículo y sus estructuras adyacentes. Se encuentra dividida por un rafe medio.

La función principal del escroto es mantener y controlar la temperatura natural de los testículos. En determinadas ocasiones, especialmente cuando hace frío, las fibras musculares del escroto hacen que todo el saco se contraiga o se encoja, acercando los testículos al cuerpo para mantenerlos más calientes. En otras condiciones, como cuando hace calor, o se está en relajación completa, el escroto se vuelve más flojo y suave, con la superficie lisa. Entonces los testículos cuelgan más separados del cuerpo, para así mantenerse más frescos.

Es habitual que la bolsa escrotal izquierda descienda algo más que la derecha. Es una piel sensible, fina y de color oscuro, caracterizada por pliegues transversales, muy irrigada y rica en terminaciones nerviosas, que le otorgan su característica sensibilidad.

Órganos genitales internos

Testículos: son los órganos productores de los gametos masculinos o espermatozoides a la vez que producen la hormona sexual masculina(Testosterona).

Son de forma ovalada, se sitúan dentro de las bolsas testiculares debajo del pene.

Están formados por una cubierta llamada túnica albugínea salen tabiques que penetran en el parénquima testicular que delimitando una serie de lobulillos. Cada “lobulillo” tiene de 2 a 3 conductillos que se llaman “tubos seminíferos” que producirán los espermatozoides pero también contienen células de Sertoli que alimentan a los espermatozoides durante su formación.

Epidídimos: son órganos accesorios a los testículos, tienen forma alargada, se sitúan encima del borde posterior y están pegados a ellas; su función es almacenar los espermatozoides producidos.

Vías espermáticas: son los conductos que llevan los espermatozoides desde los testículos al exterior y se dividen en: conductos deferentes: son 2 conductos que van desde los epidídimos a su correspondiente vesícula seminal. Van acompañados de vasos sanguíneos y nervios y forman un cordón espermático que en su parte final tiene un ensanchamiento llamado ampolla. Estos conductos también sirven para almacenar espermatozoides.

Conductos eyaculadores: son 2 conductos que resultan de la unión de los conductos deferentes y de las vesículas seminales y que desembocan en la uretra.

Uretra: conducto urinario que se inicia en la vejiga y termina en el extremo del pene. También se le llama conducto urogenital porque corresponde tanto al aparato urinario como al genital. Sirve para la salida del semen y la orina al exterior.





Base Hormonal Las principales hormonas masculinas son los andrógenos, fundamentalmente la testosterona, que se produce en los testículos. Esta es importante en el mantenimiento del deseo sexual y de la capacidad de eyaculación y se la asocia con el mantenimiento de la función eréctil.

Base Neuronal

Hay dos activaciones a tener en cuenta: la parasimpática y la simpática. La primera sería fundamental en la erección y la segunda en la eyaculación. Ambas están controladas por el cerebro, aunque también puede darse la erección como un reflejo espinal, cuando se ha perdido el control superior
Fisiología

composición del semen

El semen es un fluido orgánico que sólo fabrican los varones (todos los mamíferos machos lo fabrican). El semen sale al exterior con la eyaculación, coincidiendo con el orgasmo. Su función es reproductora. El semen contiene millones de células reproductoras masculinas (espermatozoides). En cada una de ellas está incluido el mensaje genético que se transmitirá a los hijos (caso de que se fecunde el óvulo femenino).


Los Espermatozoides: Son las células reproductoras (germinales) masculinas. Se fabrican en el testículo a partir de células especializadas llamadas de Sertoli. Una vez en el epidídimo, los espermatozoides circulan y van completando un proceso de maduración y capacitación. En el testículo son fabricadas células inmaduras, llamadas espermatogonias, que no serían capaces de fecundar un óvulo. A lo largo del epidídimo van desarrollándose formas más maduras, como los espermatozoitos de primer y segundo orden. Cuando estas formas jóvenes llegan al conducto deferente y a las vesículas seminales, ya han madurado y se les llama espermatozoides, que son células germinales efectivas (que pueden germinar si se unen a un óvulo, dando lugar a un embarazo).
En condiciones normales el semen se compone de varias fracciones:

 
Líquido Seminal: Representa la mayor parte del volumen del eyaculado. En realidad se trata de un gel que se licuará una vez expulsado. Consta a su vez de dos partes: una contenida en las vesículas seminales (sacos que guardan la reserva de espermatozoides y líquido, listos para ser expulsados); y otra parte producida por la próstata. Al eyacular se unen ambas y salen mezcladas. Este gel contiene nutrientes y conservantes para los espermatozoides, imprescindibles para que los espermatozoides puedan llegar hasta el óvulo en las mejores condiciones de vitalidad.
Estas partes del semen son indistinguibles a simple vista y salen totalmente mezcladas al exterior.
La Eyaculación del Semen En el momento del orgasmo, además de la intensa sensación placentera, se produce una fuerte contracción de los músculos de la pelvis. En el caso del hombre esta contracción está destinada a impulsar el semen desde las vesículas seminales, donde se halla acumulado, hasta el exterior. La próstata también es "exprimida" por estos espasmos y añade al semen una serie de fluidos que contienen alimento (azúcares) y defensas (fosfatasas ácidas) para que los espermatozoides puedan alcanzar con éxito al óvulo, que se halla bastantes centímetros más allá del lugar donde serán depositados.

Con las primeras contracciones orgásmicas el semen aflora a la uretra, justo donde ésta atraviesa la próstata. Una vez en la uretra el semen avanza hacia delante ya que el cuello de la vejiga se cierra de forma refleja y obliga al semen a seguir hacia el exterior, nunca hacia atrás (se iría a la vejiga y se mezclaría con la orina). En pleno orgasmo el semen sale por el orificio externo de la uretra (meato uretral) y alcanza el exterior. La salida es potente y pulsátil, coincidiendo con los sucesivos espasmos de la pelvis durante el orgasmo. Acabado éste casi todo el semen se ha expulsado al exterior, con lo que se produce una relajación de la musculatura pelviana y se alcanza la fase de reposo y post-coital.

Inmediatamente después de la eyaculación las vesículas seminales vuelven a rellenarse con nuevo semen y al cabo de unos minutos u horas, según sea la juventud del varón, una nueva cantidad de semen está listo para salir si se alcanza un nuevo orgasmo.

Claves de la Fertilidad Masculina


 La fertilidad masculina depende de que el balance hormonal entre cerebro y testículo sean normales. Es también imprescindible que las células de Sertoli del testículo sean capaces de fabricar suficientes espermatozoides. También es necesario que la vía seminal sea permeable y esté en perfectas condiciones.

Los mecanismos de estímulo y función sexual (libido, potencia del pene y coito) deben ser los correctos para que el semen ya formado y repleto de espermatozoides sea expulsado y alcance la vagina de la mujer. Para ello la eyaculación (salida a presión del semen al exterior) debe ser coordinada y potente. A partir de aquí, sino hay ninguna interferencia, se produce la fecundación del óvulo femenino y tiene lugar la formación de un nuevo ser humano.



Glándulas sexuales accesorias

Vesículas seminales: son 2 receptáculos situados entre la vejiga y el recto. Producen una parte importante del líquido seminal. Al que le dan consistencia y sustancia nutritivas para los espermatozoides.

Próstata: es un órgano impar se sitúa en la pelvis y produce una secreción alcalina que forma parte del líquido seminal y determinan su olor y calor característicos. Además esta secreción estimula la movilidad de los espermatozoides y les protege de las agresiones del medio vaginal.

Glándulas bulbo-uretrales: 2 pequeñas glándulas situadas al lado de la uretra su función es neutralizar la orina que pueda haber quedado retenida en la uretra antes de la eyaculación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada